top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

Crucifixión y Resurrección de Cristo

Lo que la Palabra de Dios nos enseña con respecto a la “Crucifixión y Resurrección de Cristo” es lo siguiente:

A. Jesús fue crucificado en el día de la semana comúnmente conocido como miércoles (la mitad de la semana).

B. Fue colocado en la tumba justamente antes de ocultarse el sol de aquel día.

C. Resucitó exactamente antes de ocultarse el sol del sábado semanal.

D. Jesús duró en la tumba 3 días y 3 noches (72 horas), cumpliendo así la profecía mesiánica dada a los judíos, como se relata en Mateo 12:39-40 (Reina-Valera Antigua).


Señales de Jesús

Al manifestarse Jesús al pueblo de Israel a quienes había sido enviado como el Mesías prometido, los judíos siempre estuvieron pidiendo señal para poder creer en Él, no obstante que el Señor les manifestó varias pruebas de que Él era el Hijo de Dios, ellos permanecieron indiferentes.


- Mateo 15:24: “Y él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel.” (Reina-Valera Antigua)


- Juan 1:41: “Este halló primero a su hermano Simón, y díjole: Hemos hallado al Mesías, que declarado es, el Cristo.” (Reina-Valera Antigua)


- Juan 6:30: “Y le dijeron: ¿Qué señal, pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces?” (Reina-Valera Antigua)


- Juan 5:36: “Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado.” (Reina-Valera Antigua)


- Juan 14:11: “Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.” (Reina-Valera Antigua)


Estos versos bíblicos prueban que Jesús es el Hijo de Dios y que fue enviado a la tierra para que nosotros fuéramos perdonados de nuestros pecados por el sacrificio que Jesús hizo en la cruz.


Señal Mesiánica

Debido a la incredulidad y insistencia de los judíos para ver señal parte de Jesús, el Señor da como señal última lo que llamamos “la señal mesiánica”. Para confirmarles que Él es el verdadero Mesías prometido, el enviado por Dios como Cristo, les da como señal la profecía del tiempo que duraría en la tumba después de su muerte. Son literalmente 3 días y 3 noches completos, en cumplimiento de la señal del profeta Jonás.


“Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. Y él respondiendo, les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; mas señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.” Mateo 12:38-40 (Reina-Valera Antigua)


La Creencia Común de la Gente, Hace Errónea la Señal de Jesús

La señal mesiánica que Jesús dio, de permanecer 3 días y 3 noches en la tumba, pasa desapercibida por el mundo entero, ya que generalmente se acepta que Jesús murió un viernes, siendo sepultado este mismo día por la tarde y resucitado el domingo por la madrugada. Con esta creencia, Jesús dura en la tumba solo dos noches y un día. Jesús mismo dijo en Juan 5:39: “Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.” (Reina-Valera Antigua)


Tiempo de la Crucifixión de Jesús

El día de la crucifixión y muerte de Jesús, generalmente es confundido por la expresión que encontramos en Lucas 23:54, la cual refiriéndose a este acontecimiento dice: “Y era día de la preparación, y estaba para rayar el sábado.” (Reina-Valera Antigua) Por lo que se piensa que si estaba para “rayar el sábado” entonces ese día tenía que haber sido un viernes.


Pero en el Evangelio de Juan nos aclara que ese día que estaba por llegar no era un sábado común o semanal, sino que “era el gran día del sábado” (la Pascua). Juan 19:31 dice: “Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la Pascua, porque el día de aquel sábado era de gran solemnidad, rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.” (Reina-Valera Antigua)


Este sábado es lo que el pueblo judío tiene como la más grande de las fiestas, ya que en él conmemora su liberación de la esclavitud de Egipto, y que por mandato de Dios quedó como el primero de los sábados ceremoniales, según lo relata en Éxodo 12:12-17 (Reina-Valera Antigua): “Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto. Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis. Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel. El primer día habrá santa convocación, y así mismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer. Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto; por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua.”


- Levítico 23:6-8: “Y a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura. El primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis. Y ofreceréis a Jehová siete días ofrenda encendida; el séptimo día será santa convocación; ningún trabajo de siervo haréis.” (Reina-Valera Antigua)


Conforme a la profecía del profeta Daniel, Jesús muere a la mitad de la semana, es decir, el miércoles: “Y por otra semana confirmará el pacto a muchos; y a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, y eso hasta una entera consumación; y la determinación se derramará sobre el desolador.” Daniel 9:27 (Reina-Valera Antigua). Esto se confirma al tener la referencia del tiempo exacto de la resurrección de Jesucristo.


La resurrección de Jesús aconteció la tarde o fin del día sábado: “Y la víspera de sábado, que amanece para el primer día de la semana, vino María Magdalena, y la otra María, á ver el sepulcro. Y he aquí, fue hecho un gran terremoto: porque el ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, había revuelto la piedra, y estaba sentado sobre ella. Y su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Y de miedo de él los guardas se asombraron, y fueron vueltos como muertos. Y respondiendo el ángel, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, que fue crucificado. No está aquí; porque ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor.” Mateo 28:1-6 (Reina-Valera Antigua).


Por lo que si contamos de la tarde del sábado (tiempo de la resurrección) hacia atrás, se cumplen perfectamente los 3 días y las 3 noches de la señal mesiánica el miércoles por la tarde, día en que murió y fue sepultado nuestro Salvador. Jesús enfatizó el tiempo de su estancia y permanencia en la tumba, y no podemos dudar de su palabra: “Y comenzó a enseñarles, que le era necesario al Hijo del Hombre padecer mucho, y ser desechado de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas, y ser muerto, y resucitar después de tres días.” Marcos 8:31 (Reina-Valera Antigua).


El Apóstol Pablo afirma esta gran verdad: “Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual, asimismo si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.” 1 Corintios 15:1-4 (Reina-Valera Antigua).

Entradas Recientes

Ver todo

El Nacimiento De Jesus, El Hijo De Dios

Lo que la Palabra de Dios nos enseña con respecto al nacimiento de Jesús es lo siguiente: Fue engendrado por obra del Espíritu Santo en el vientre de María. Cuando leemos el evangelio de Lucas 1: 5-15

Comments


Post: Blog2 Post
bottom of page