top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

El Maltrato a Menores

“Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.” Efesios 6:4

Lectura Bíblica: Proverbios 19:18; Genesis 37:18-20

Propósito: Reconocer que el maltrato a menores no es bien visto por Dios, y que tambien las leyes de este país (E.E.U.U.) castiga con cárcel.


Introducción: En el estado de N.J. Cualquier persona que tenga una causa razonable para sospechar el abuso o maltrato de un menor debe de llamar inmediatamente a la línea directa para abuso infantil. (1-877-N.J. Abuse. O 911) Usted puede llamar anónimamente y no es necesario tener pruebas para informar de un supuesto caso de abuso o maltrato de un menor. En el estado de N.J. el hecho de no informar el maltrato de un menor es en contra de la ley.

Ya les hemos proporcionado información de que en el estado de N.J. Es un delito el maltrato de menores. Como madres debemos tener mucho cuidado de no cruzar esa línea de castigar sin maltratar. Si notaron el maltrato que sufrió José por parte de sus hermanos, ya que ellos celosos porque su padre tenía preferencia por él, ya que le había nacido en la vejez y su madre había muerto, este (su padre) lo protegía. Y a sus hermanos no les gustaba el cuidado y protección extra que José recibía de su padre.

En nuestros países de origen, se acostumbra a castigar a los hijos e hijas físicamente, ya sea con la chancla, la correa, una vara de un árbol, etc. Aquí, en el estado de Nueva Jersey la ley ve este castigo como un maltrato, por eso no se puede, ni se debe de practicar más esos castigos físicos. Se debe castigar a un hijo e hija quitando les lo que más les gusta, como: el teléfono celular, la computadora, la televisión, salir a jugar futbol, basquetbol, etc.,


Si ustedes les pegan físicamente notarán que se pondrán más enojados contra ustedes, es mejor decirles que les damos oportunidad a dejar lo que están haciendo, para que vengan y hagan lo que les hemos ordenado hacer. Si ellos y ellas no cumplen con lo que se les ha dicho, después de haber les repetidos tres veces entonces; procederemos a quitarles lo que más les gusta. Y con la ayuda de Dios esta nueva estrategia funcionará.

En los tiempos que fuimos criados las leyes contra el maltrato a menores no existían, y bueno la mayor parte de las personas seguía la instrucción de Proverbios 29:15 que dice: “La vara y la corrección dan sabiduría; más el muchacho consentido avergonzará a su madre”. Lo primero que debemos notar que el proverbio se refiere a un muchacho no un niño/niña, por eso no deben aplicar versos de la biblia sin haberlos leído detenida- mente. Habla tambien de un muchacho consentido, no de un niño/niña que se pasa de horas de juego, que no hace sus tareas, etc. Todo tienen su razón, y en este caso del proverbio, se refiere a un muchacho consentido que no es corregido.

Nuestro consejo es: que todas las madres desde el vientre deben de hablarles a sus feto y deben de educarlo, desde cuando les patean dentro del vientre, cuando están inquietos, si la madre le pone música a su feto cuando está en su vientre se dará cuenta que se calmará, si la madre le habla a su feto (es un bebe antes de su nacimiento, que se desarrolla y crece en el interior del útero o matriz) tambien se calmará. Saben, que es lo mejor de esta comunicación: Que Madre y feto, tendrán una relación muy buena, y cuando él bebe nazca, este escuchará siempre la voz de su madre, ya que desde el vientre aprendió a obedecer a su madre.

Personalmente creo, que toda madre tiene en sus manos la gran ventaja de llevarnos en su vientre por nueve meses, y allí debe empezar a educarnos, amarnos, corregirnos, para que una vez nacidos, sigamos obedeciendo su voz. Si asi lo hacemos, creo que ninguna madre o padre se meterá en problemas con la ley, en cuanto a maltrato de menores se refiere.


Conclusión: Dios ama a los niños y niñas, como tambien lo manifestó Jesús cuando estuvo en la tierra, las leyes han sido hechas para proteger la integridad de los niños y niñas, nuestra responsabilidad como madres es: velar por la vida de nuestros hijos e hijas, como tambien por su desarrollo emocional, responsa- bilidad y disciplina, no confundamos una cosa con otra. Con la ayuda de Dios podemos darles una buena educación. Paz a vosotras.

Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2 Post
bottom of page