top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

¡No Nos Dejes Caer En Tentación!

Lección 02 | Abril 15 2023

 

Verso de memoria: “Y no nos dejes caer en tentación, más libranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amen.” Mateo 6:13.


Lectura bíblica: Mateo 4:1-10, Job 1:1-12.


Propósito: Comprender por qué la suplica a Dios en el Padre nuestro, “No nos dejes caer en tentación.”


Introducción: En esta ocasión estudiaremos lo relacionado con nuestro verso de memoria, en su primera parte. Donde podemos leer, Y NO NOS DEJES CAER EN TENTACION, MAS LIBRANOS DEL MAL. Algunas versiones traducen el mismo verso en esta forma; “Y no nos metas en tentación”. Reina Valera versión 1960. Podemos pensar que es él mismo Dios quien nos está dando la ocasión de tener tentación en nuestra carné, pero sucede que su palabra nos dice que él no puede ser tentado y que tampoco él tienta a nadie. Santiago 1:13 dice: Cuando uno es tentado, no digas que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tienta a nadie. Por lo que podemos analizar en este pasaje, es imposible que la tentación llegue a nuestras vidas enviada de parte de Él.


¿De dónde proviene la tentación? Tal como lo resalta la definición, la tentación se puede dar por dos razones: La Incitación o por estímulo. Quien incita a los hijos de Dios a caer en la tentación es el Adversario, es decir Satanás. En la lectura bíblica podemos observar que quien estaba provocando a Jesús a caer después de haber ayunado 40 días y 40 noches fue el diablo, y aunque buscó por todos los medios, mas no lo logró. Situación diferente fue el caso de Adán y Eva, ya que con su astucia y sutileza la serpiente (satanás) logró que Eva comiera del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, luego Eva le dió a su esposo Adán el cual comió. Ambos desobedecieron el mandato de Dios y por eso fueron expulsados del jardín del Edén. Por eso en 1ra. de Pedro 5:8 se nos aconseja: “sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”.


Por otra parte, vemos que la tentación es provocada por un estímulo ¿Cómo puede suceder esto? Santiago nos responde “sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”. (Santiago 1:14). Recordemos el caso de David y la mujer de Uría Etheo, quien por mantenerse ocioso, fue incitado por su propia concupiscencia cediendo al pecado, en una serie de actos vergonzosos (2do. Samuel 11:1-5, 12:9-12). Conociendo de donde viene la tentación, nos podemos preguntar ¿Cómo vencerla?. Jesús nos da la respuesta: “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mateo 26:41) Jesús fue tentado y resistió al maligno, venciéndolo.


Es por ello, que imitando a Jesús, nos convertiremos en personas de oración, pidiendo a Dios que nos libre del maligno y de toda tentación. Dios estará presto y no permitirá que seamos tentados más de lo que podamos resistir, y nos dará junto con la prueba, la salida para que podamos soportar (1a Corintios 10:13).


Podemos ver también otro ejemplo: Cuando viene la prueba primero, el tentador (satanás) pide permiso a Dios para llevar a cabo su propósito; podemos ver que esto es así cuando consideramos lo que Jesús le dijo a Pedro en Lucas 22: 31-32, “Simón, Simón, he aquí satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tu una vez vuelto, confirma a tus hermanos.” Aquí podemos ver que el Señor advierte a Pedro sobre de que satanás lo iba a tentar, esto nos deja comprender que no hay tentación que sea determinada por el tentador sin antes solicitar a Dios permiso para hacerlo, como también podemos notar la incondicional ayuda de parte de Jesús para fortalecer a la persona que ha sido pedida para ser tentada, “yo he rogado por ti dejo Jesús”. Podemos entonces ya ir comprendiendo la razón de la frase: “y no nos dejes caer en tentación.”


Por eso en 1ra. de Corintios 10:13 Pablo nos dice; No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podáis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. Como se puede ver, Dios es fiel y no permitirá cargas mayores a las que podamos sobre llevar. Solo confiemos en él, y él hará su voluntad en nosotros.


Preguntas para estudio y enseñanza.

Nota: Favor de añadir a tu respuesta, versos bíblicos.


1.¿Pide permiso el tentador a Dios para tentarnos?


2. ¿Cómo entendemos Santiago 1:13 referente a la tentación?

3. ¿Usa satanás nuestras debilidades para tentarnos?


4. ¿Cómo venció Job la tentación?


5. ¿ Que nos aconseja 1ra. de Pedro 5:8 y Mateo 26:41, para luchar contra la tentación?

Conclusión: “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”. Hay una dicha para todo aquel que le dice no a la tentación y al pecado. Que en nuestra oración no falte suplicar a Dios el Padre: “No nos dejes caer en tentación, venga tu reino y hágase tu voluntad en mi vida hoy por la eternidad”. Paz a vosotros.




Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Post: Blog2 Post
bottom of page