top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

¿Qué clase de mujer deseo ser?

Texto de Memoria: “¿Mujer fuerte quien la hallará? Porque su estima sobrepuja largamente a la de piedras preciosas”. Proverbios 31:10

 

Lectura Bíblica: Colosenses 3:1-2, 17-20

 

Propósito: Resaltar la clase de mujer que deseamos ser, teniendo en cuenta el consejo de la palabra de Dios y su Santo Espiritu, siendo mujeres que profesan piedad.

 

Desarrollo de la Lección: Hemos observado que en algunas iglesias locales que hay más mujeres que  varones, muchas de ellas desempeñan un papel muy importante en la Iglesia de Dios. En el Antiguo Testamento podemos ver el ejemplo de: Sara, Rebeca, Rachel, Jocabed, Miriam, por mencionar algunas. En el Nuevo Testamento tenemos a: Elizabeth, María, Priscila y Febe. Todas ellas, fueron mujeres de una fe inquebrantable, con su mirada puesta siempre en el Omnipotente Dios, siempre derrochando seguridad, entereza, valentía, y fortaleza; sosteniéndose como viendo al invisible (Hebreos 11:27). Estas mujeres son dignas de ser imitadas, cada una de nosotras debería ser; como una de ellas.

 

No podemos negar que todas las mujeres de fe en las Sagradas Escrituras enfrentaron pruebas y sufrieron tristezas, tuvieron problemas. Los sinsabores de la vida también hicieron presa de ellas, sufrieron fracasos. Pero…aun así permanecieron siempre fieles. Recordar sus vidas nos debe hacer reconocer, que fueron mujeres de oracion, mujeres que hicieron suya la exhortación de Salmo 5:3 que dice: “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz: De mañana me presentaré a Ti, y esperare”. Ellas estaban conscientes que sus vidas pertenecían a Dios, confiaban en él. Asi tambien nosotras, debemos aprender a ser como esas mujeres del ayer, mujeres de buen porte, no contenciosas, no chismosas, no murmuradoras, no haciendo acepción de personas, viendo a todas por igual. Estas mujeres cumplieron a cabalidad lo dicho por Pablo en Colosenses 3:2 “pusieron su mira en las cosas de arriba”.

 

La obediencia a la Palabra de Dios también les hizo destacar en todo momento, pues fueron mujeres que amaron a Dios y siempre buscaron su aprobación, antes que la aprobación del hombre, siguiendo sus mandamientos, tal como enseña Juan 14:21, “El que tiene mis mandamientos y los guarda, aquél es él que me ama; y él que me ama, será amado de mi Padre, y yo le amaré y me manifestaré a él.  Estas mujeres mostraron  a su familia y a la comunidad, obediencia y lealtad.  Ellas supieron la razón por la cual fueron llamadas por Dios a ser parte de su iglesia, Hoy tambien nosotras debemos conocer cuál es nuestro llamado, para que una vez sabiéndolo, nos enfoquemos en cumplir nuestro llamado y sobre todo; hagamos la voluntad de Dios. Colosenses 3:15.

 

Como Hijas de Dios, todas enfrentamos un reto, debemos seguir una vida de oracion, de alabanza continua, leyendo la Biblia, demostrando una buena conducta, en todo lugar y en todo tiempo. Hoy más que ayer debemos ayudar a edificar nuestro hogar, en amor, paciencia, siendo sabias, esforzándonos, siendo diligentes, sabiendo que los tiempos que vivimos son malos. La mujer Cristiana de hoy dia, tiene que ser ayuda idónea, esa compañera que ayudará a su esposo a educar a los hijos e hijas. A cuidar el hogar, a contribuir con el desarrollo espiritual y económico del mismo. Que la gracia y la misericordia de Dios sea con cada una de nosotras en todo tiempo.

 

Terminamos esta lección con esta pregunta: ¿Qué clase de mujer deseo ser? y la respuesta debe ser: Una mujer que infunde respeto, al vestir modestamente, al hablar con palabras adecuadas a cada momento y no con aquellas que ofenden y lastiman, no humillando; ni participando en comentarios inapropiados, no haciendo acepción de personas, no haciendo bromas de mal gusto. Procuremos todas, ser verdaderas hijas del  Dios Eterno, mujeres que ayudan a los demás, que dan socorro al que lo necesita, y ayudan a que todos (as) a su alrededor caminen no como ella desea, sino como Dios desea. Convirtiendo almas para Cristo, no a su gusto, ni conveniencia, sino conforme a la voluntad de Dios.

 

Nota: favor de agregar una cita bíblica a su respuesta.

Preguntas para estudio y enseñanza:

 

1 ¿Qué clase de mujer desea Dios que seamos dentro de su Iglesia?

 

 

 

 

2. ¿Menciona tres mujeres de buen testimonio que son dignas de imitar?

 

 

 

 

3. ¿Menciona tres virtudes que se refieren en la lección, que tú puedes lograr en tu vida?

 

 

 

 

4.¿Te gustaría ser una mujer evangelista que traiga almas a Cristo Jesús?

 

 

 

5.  ¿Crees que poniendo la mira en las cosas de arriba nos ayudará a ser mujeres de bien?

 

 

 

Conclusión: El temor al Señor es una cualidad distintiva de una mujer valiente y ejemplar. Esta mujer sabe reconocer la grandeza del Todopoderoso, todas debemos aprender a depender de Dios, en todo momento. Procuremos ser mujeres humildes, de gran corazón, de carácter noble, humildes, sencillas, y sobre todo: llenas del Espiritu Santo de Dios.  Enfoquemos nuestras fuerzas, en ser mujeres que agradan a Dios, mujeres engrandecen su nombre, mujeres dignas de imitar. Paz a vosotras.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Post: Blog2 Post
bottom of page