top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

¡Que Dios Como Tú, Que Perdonas La Maldad!

Lección 08 Agosto 26/2023 Porque seré propicio a sus injusticias, Y de sus pecados y de sus iniquidades no me acordaré más.” Hebreos 8:12

Lectura Bíblica: Miqueas 3:9-12, 6:9-16


Propósito: Conocer la misericordia y el amor de Dios para con su pueblo Israel, cuando ellos se desviaron de la ley.

Introducción: En esta lección estudiaremos como se corrompieron los dirigentes del pueblo de Israel, dejando a un lado la ley de Dios. En Miqueas 3:9-12, Jehová le habla por boca del profeta Miqueas a las cabezas de la casa de Jacob, a los capitanes de la casa de Israel, porque ellos abominaban el juicio y pervertían el derecho. Ellos edifican a Sion con sangre y a Jerusalén con injusticia. “Ellos juzgaban por cohecho, y los sacerdotes enseñaban por precio, y sus profetas adivinan por dinero, apoyándose en Jehová diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros.” Esto es similar a lo que vemos hoy con los dirigentes, ministros y pastores de la Iglesia de Dios séptimo dia. Sigamos analizando lo que Dice Jehová al pueblo de Israel: “Por tanto, a causa de vosotros Sión será arada como un campo, y Jerusalén vendrá a ser un montón de ruinas, y el monte de la casa como las cumbres del bosque.” Este fue el resultado del pecado de los principales de Israel, de los sacerdotes, de las cabezas de la casa de Jacob.

La palabra Cohecho significa: “Delito que implica la entrega de un soborno para corromper a alguien y obtener un favor de su parte. Lo habitual es que esta dádiva, que puede concretarse con dinero, regalos, etc. sea entregado a un funcio- nario público para que éste concrete u omita una acción.” Los gobernantes del pueblo de Israel ya no aplicaban la justicia, si no que todo era corrupción, los sacerdotes los que eran los encargados de enseñar al pueblo la ley de Dios, ya no hacían ese trabajo de valor. Esto es similar a lo que pasa hoy en dia con los gobernantes de nuestros países, desde México a Chile, la mayor parte de los gobernantes se han corrompido trayendo pobreza, injusticia, y desigualdad.

Dios dió leyes a su pueblo para su bien por medio de Moisés, Deuteronomio 4:5-9 nos dice: “Mirad, yo os he enseña- do estatutos y derechos tal como Jehová mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para poseerla. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque ésta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es ésta. Porque ¿qué nación grande hay que tenga a Dios tan cerca a sí, como lo está Jehová nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y derechos tan justos como toda esta ley que hoy pongo delante de vosotros? Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, y no se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos”.


Lamentablemente ellos no quisieron ir en pos de Jehová en tiempos de Malaquías, y Jehová permite que sean castigados, luego extiende su amor, su gracia y misericordia sobre ellos, perdonando su pecado. Por eso esta lección lleva como título: ¡Que Dios como tú, que perdonas la maldad! Porque nos impresiona ese gran amor de Dios el padre, sobre su pueblo Israel.

Ahora aprendamos a no hacer como hizo el pueblo de Israel para con Dios, a pesar de que fueron escogidos como su pueblo, ellos no estimaron esa bendición. Tenía leyes, estatutos y mandamientos y los desecharon. Como gentiles fuimos llama- dos al perdón de pecados, salvación y vida eterna, a través del sacrificio que Jesucristo hizo en la cruz del calvario. Pablo en 1 Corintios 2:16 dice: “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” Si en verdad tenemos la mente de Cristo Jesús, debemos ser como él: obedientes a Dios el Padre en todo, debemos mantenernos fieles hasta la muerte, ya que el que perseveraré hasta el fin ese será salvo. Guardemos la palabra de Dios en nuestra mente y corazón, siendo hacedores de ella, no oidores olvidadizos.


No aprendamos el camino de las iglesias de Dios séptimo dia, que se están asemejando a las demás iglesias dominicales. Nuestra mirada debe estar en Jesús, el autor y consumador de nuestra fe. El sufrió la cruz, el menosprecio la vergüenza, pero hoy está sentado a la diestra de Dios su Padre. (Hebreos 12:2) Imitemos a Jesús, nuestro único y suficiente Salvador. Nuestra esperanza en Dios para todos aquellos hermanos en la fe que se han ido tras los placeres del mundo, dejando al Dios vivo es: Que su gracia y misericordia les alcance perdonando sus pecados.


Romanos 11:26 nos dice: “Y luego todo Israel será salvo, como está escrito; vendrá de Sion el Libertador, que aparta- rá de Jacob la impiedad”. No imitemos a los que se van amando el mundo más que a Dios, hagamos nuestras las palabras de Jeremías, “conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos”. Mantengamos firme nuestra fe en Jesús, obedezcamos a Dios el Padre, y vivamos en comunión los unos con los otros. ¡Sion nos espera!

Preguntas para estudio y enseñanza: Nota: Por favor busque citas bíblicas para reforzar su comentario. 1. ¿Quiénes hacían cohecho? Según la lectura de Miqueas 3:9-11

2. ¿A qué se refiere Moisés? al decir: “Porque ésta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos” 3. ¿Cuál fue el plan que diseñó Dios, para que la enseñanza se pasarà de generación a generación? 4. ¿Porque Dios perdonará a su Pueblo Israel? (consulte Roma- nos 11:25-26) 5. ¿Qué consejo nos da el profeta Jeremías en el capítulo 15:19?


Conclusión: El pueblo de Israel se desvió del camino Dios, ellos serán salvos como lo leímos en Romanos 11:26. Hebreos 8:12 lo reafirma diciendo: Que Dios se olvidará de sus pecados. Nosotros como gentiles, que recibimos su gracia; tenemos un compromiso con nuestro Dios, sigamos sin desmayar en la fe de Cristo Jesús. Paz a vosotros.

Entradas Recientes

Ver todo
Post: Blog2 Post
bottom of page