top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

Un Llamado A La Fidelidad

“Luego dirán los hijos de su pueblo: No es recto el camino del Señor, el camino de ellos es el que no es recto.” Ezequiel 33:17

Lectura Bíblica: Ezequiel 33:7-20

Propósito: Recordar que la fidelidad de Dios es por siempre. Por lo tanto: El nos llama a imitarlo en su carácter fiel y verdadero.

Introducción: Ser cristiano es ser llamado a una santidad y fidelidad absoluta a Dios, por eso nuestra fidelidad al Eterno Dios debe ser en obediencia total. Primero: porque Dios es fiel y verdadero, él quiere que también nosotros respondamos a su fidelidad de una manera voluntaria. Segundo: porque él es; Él Todopoderoso. Tercero: Porque Dios se mantiene fiel a sus pactos y promesas, él no cambia, no muda, él es el mismo de ayer, hoy y siempre. Pablo conociendo la fidelidad de Dios escribió en 2 Timoteo 2:13, “si fuéremos infieles, Él permanece fiel. Él no puede negarse a sí mismo.”


El mensaje de Dios en boca de Ezequiel para el pueblo de Israel fue de advertencia que si no se mantenían fieles a él, su destrucción y ruina vendría pronto. ¿Pero que paso? Ezequiel llevo el mensaje como atalaya, pero el pueblo no quiso escuchar, se negó a ser amonestado. Dios les dijo en Ezequiel 33:11, “Diles; Vivo yo dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿Por qué moriréis; oh casa de Israel?” ¿Pero cual fue la respuesta del pueblo de Israel a este llamado del Jehová?, volvió la espalda a su Dios, y no obedeció. Y Jehová ejecuto su juicio contra ellos. Respondiendo en el verso 20; “Y dijisteis; No es recto el camino del Señor, YO os juzgare, oh casa de Israel, a cada uno conforme a sus caminos.”


Lamentablemente fue así, Dios permitió su destrucción y cautiverio. En esto también vemos la fidelidad de Dios en cuanto lo que el habla, cuando el amonesta, cuando sus hijos e hijas no se mantienen fiel a él, El simplemente es fiel en todo. No provoquemos a Dios. Pablo dice: “¿somos más fuertes que el?” 1ra. Corintios 10:22b.

Hermanos y hermanas es importante comprender que la justicia del justo no lo librará el día que se revelare. Dios le dijo a Ezequiel que les hablara así: “Cuando yo dijere al Justo: De cierto vivirás, y el confiando en su justicia hiciere iniquidad. Todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que hizo”. (verso 13) Este mensaje de Dios, debe ser claro para nosotros hoy en día. Dios no nos dará por inocentes, por justos, si sabiendo hacer lo bueno nos torcemos y hacemos lo malo delante de él, si sabiendo que El demanda de nosotros fidelidad, le somos infieles, no nos perdonará, él dice claramente hermanos: “Moriremos por la iniquidad que hagamos”. Así de simple... Con Dios no hay negociación en cuanto a la fidelidad, o le somos fiel o enfrentamos su juicio.

El llamado para nosotros es: A imitar el ejemplo de Jesús, quien se hizo hombre, se despojo de si mismo, y se humilló, siendo obediente hasta la muerte y muerte de Cruz. Jesús mostro su fidelidad a Dios su padre en todo momento, cuando el hablaba decía: “Esta palabra que os he dado no es mía, sino de mi Padre quien me envió. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho” según Juan 12:49-50. El escritor de Hebreos 3:1-2 y 5-6 nos dice esto de Jesús: “Por tanto, hermanos santos, parti- cipantes del llamamiento celestial, considerar al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús; el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Israel... Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza”. E


stos versos nos enseñan la fidelidad absoluta de Jesús a su Padre, como hijo sobre su casa. Pero también nos muestra de la fidelidad de Moisés en la casa de Dios, ese gran siervo de Dios; Moisés fue fiel en toda la casa de Dios. Que bendición también seria para todos nosotros ser hallados fieles en la casa de Dios, pero para ello se nos dice: si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanzaque nos fue dada en Cristo Jesús. Así como lo fue Moisés, así como lo fue Jesús el Hijo de Dios, también podemos nosotros ser, fieles a Dios en toda su casa.

La fidelidad a Dios va relacionada con nuestra perseve- rancia, el libro de los Hechos 11:23 nos dice allá cuando Bernabé fue enviado a Antioquia: “Este, cuando llego y vio la gracia de Dios, se regocijo, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor,” Lo mismo debemos hacer nosotros; motivarnos, y exhortarnos los unos a los otros a permanecer fieles a Dios y su Hijo Jesucristo hasta el final de nuestros días. Haciendo nuestra la exhortación de; Apocalipsis 2:20c,Se fiel hasta la muerte y Yo te daré la corona de la vida.

Por eso necesario que creamos esta promesa de Dios, porque 1ra. Tesalonicenses 5:23-24, nos dice: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma, y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.” Por eso vale la pena ser fiel a Dios y a su Hijo Jesús. Conclusión: La fidelidad es parte de la esencia de Dios, por lo que debemos mantenernos fieles a el y su palabra. Si en verdad cree- mos en su palabra, procuremos a toda costa ser fieles a Dios hasta la muerte, y recibiremos corona de vida eterna. Paz a vosotros.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Post: Blog2 Post
bottom of page