top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

Adoracion En Medio De Las Pedradas

  Lección 04

                                                   

Texto de Memoria: “Y apedreaban a Esteban, mientras el invocaba y decia: Señor Jesús, recibe mi espíritu, y puesto de rodillas, clamo a gran voz; Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió”. Hechos 7:59-60

 

Lectura Bíblica: Hechos 6:8-15, 59-60.

 

Propósito: Estar conscientes de que  asi como los santos hombres y mujeres del ayer sufrieron por el evangelio, asi tambien somos llamados tambien nosotros a sufrir por Cristo Jesús.

 

Desarrollo de la Lección: En los siglos pasados morir a pedradas era común, en nuestros días no lo es, entonces ¿Qué es una pedrada en estos tiempos?. Puede ser un desprecio, un chisme, una murmuración, un falso testimonio, etc. Los primeros que hablan de nosotros son los familiares inconversos, como tambien hermanos y hermas que no tienen el Espíritu de Dios en sus vidas. Jesus mismo hablo de esto en Mateo 10:34-36 “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa.” Cuando leemos estos versos entendemos la razón por la cual murio Esteban, ya que fue apedreado por predicar el evangelio de Cristo Jesús. Hoy en dia tambien los primeros que se oponen al mensaje que predicamos, tambien son los de nuestra casa, hijos, hijas, esposa, esposo, suegra, suegro, hermanos, hermanas, sobrinos, sobrinas, tíos, tías, cuñados, cuñadas, etc.

 

Aun asi debemos seguir adelante, duele ver como todas estas personas mencionadas anteriormente se oponen al evangelio, pero… nuestro llamado es más grande que ellos, y Dios nos ayuda siempre a seguir adelante. Por he eso Jesús aconseja en Mateo 10:37-39 lo siguiente: “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí. Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará.” Entender estas palabras de Jesús es dificil, ya que nos pone en contra de nuestros sentimientos. Jesús nos demanda a amarle por encima de nuestros seres queridos, nos demanda adoracion; aun cuando todos nuestros seres queridos nos apedrean con sus mentiras, calumnias, habladurías, etc. Jesús nos pone a decidir diciendo: “El que NO toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí.” Palabras duras, palabras cortantes y claras, ¿Qué hacer? No hay vuelta atrás para nosotros, el mirar atrás significa: “Muerte espiritual”. Seguir en pos de Jesús, adorarle y seguirle fielmente nos representa vida eterna.

 

Quizá para muchos esta lección les parecerá dura, pero quiero que pensemos por un momento… y analicemos que Jesús tiene razón de exigirnos de esta manera. Recordemos él dió su vida por el pecado de toda la humanidad. Él se hizo humano por amor a ti, a mí, y toda la humanidad, El sufrió el castigo de la cruz, él murio por nuestros pecados, Dios el Padre cargó sobre él nuestras rebeliones. Preguntemos ahora; ¿fue poco? NO, Jesús soporto el dolor, la angustia, por ti, por mí, por todos.


Veamos 3 ejemplos de hombres que en medio de verdadera dificultad adoraron a Dios, sosteniendo su fe. El caso de Esteban, siendo un varón lleno del espíritu y de gracia, hacia prodigios y grandes milagros en el pueblo; más sin embargo no podía hacer feliz a todos sino solo a los que creían en el evangelio de Jesús. Cuando los lideres religiosos se vieron atacados por la verdad no tenían otra salida sino acabar con la vida de aquel varón que días anteriores en el concilio le habían visto el rostro como el rostro de un ángel. En Hechos capítulo 7 encontramos la historia resumida del pueblo de Israel. Ellos no aguantaron la reprensión y sacaron a relucir lo que en verdad eran. Tomaron piedras y acabaron con la vida de Esteban, mientras eso pasaba, Esteban se puso de rodillas e invocó a Dios, estando en medio del tormento vió a Jesús, y uso la frase del maestro, “no les tomes en cuenta este pecado”.


David aquel joven conforme al corazón de Dios, en el transcurso de su vida como rey, no le fue fácil ni vivió lejos de las pedradas de la gente, prueba de eso tenemos los salmos, donde el abrió su corazón y escribió que paso por muchas dificultades. En el salmo 69 David expresa su estado emocional, la condición de su vida ante la sociedad; él sentía que estaba hundido en cieno (lodo) profundo y que sus enemigos eran más que los cabellos de su cabeza. Extraño para su pueblo, y Extraño aun para sus hermanos hijos de su madre; y aun los borrachos cantaban canción contra él. El verso 20 dice: la afrenta a quebrantado mi corazón, y estoy congojado: y espere quien se compadeciese de mí, y no lo hubo… En los versos 29 al 31 vemos a David adorando en medio de las pedradas, “yo afligido y adolorido, tu salud, oh Dios me defenderá, alabaré yo el nombre de Dios con cántico, lo ensalzaré con alabanza. Y agradará a Jehová más que sacrificio de buey o becerro que hecha cuernos y uñas.”

 

Daniel oraba en medio de la dificultad, cuando se vio rodeado de 120 gobernadores y dos presidentes, se arrodillo y oro al Todopoderoso. Estos hombres por celo carnal quisieron acabar con su vida. Pero cuando firmaron el edicto de no demandar nada a otros dioses sino solo al rey Darío. Daniel oraba 3 veces al día con las ventanas abiertas, para que los enemigos vieran que a pesar de todo, él no dejaría de adorar a su Dios, porque su confianza estaba puesta en Jehová de los ejércitos.


Como iglesia, tenemos nuestra propia experiencia: hemos pasado por momentos difíciles, las personas se han levantado contra nosotros, sin embargo en ningún momento pensamos en dejar de adorar a Dios nuestro protector. Porque hemos entendido que la vida del cristiano no está ausente de pedradas, de palabras hirientes, de actitudes negativas. Satanás siempre nos está tirando dardos de fuego para que dejemos de servir a Dios. Gracias al Eterno hemos experimentado la adoración en medio de las dificultades. Somos conscientes que satanás siempre quedra destruirnos, ya que no soporta ver que nos postremos delante de Dios. Nuestra lucha terminará al regresar al polvo de la tierra, o cuando Jesús venga por segunda vez a esta tierra, no desmayemos sigamos adelante confiando en Dios.

 

Nota: favor de agregar una cita bíblica a su respuesta.

Preguntas para estudio y enseñanza:

 

1.    ¿Podemos evitar las pedradas que llegan a nuestras vidas sin provocarlas?

 

 

 

2.    ¿Poque al árbol que tiene fruto le tiran piedras y el que no da frutos, no recibe pedradas?

 

 

 

3.    ¿Podemos imitar la fe de Esteban en nuestros momentos de difíciles?

 

 

 

4.¿Qué pasa si dejamos de adorar en medio del dolor, y el sufrimiento?

 

 

 

5.¿Te parece duro lo dicho por Jesús en Mateo 10:34-39?

 

 

 

Conclusión: Hermanos y Hermanas un corazón que no pierde el gozo en medio de la tribulación, es un corazón que alabará a su Creador en medio de los más grandes tormentos. Pongamos toda nuestra confianza en Jesús el Hijo de Dios, quien todo lo puede, y que todo lo sabe recompensar. Esperemos en él sin movernos de nuestra fe. Paz a vosotros.

Entradas Recientes

Ver todo

La Blasfemia contra el Espíritu Santo

Verso de Memoria: “A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del hombre, le será perdonado; pero al que hablare contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el ve

Comments


Post: Blog2 Post
bottom of page