top of page
  • Foto del escritorIglesia de Dios En Elizabeth NJ

Una Nueva Oportunidad Que Dios Nos Da

Lección 04 | 07 23 2022 |

 

“Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.”

Deuteronomio 24:2


Lectura Bíblica: Deuteronomio 24:1-4, Mateo 19:3-9

Propósito: Tener presente que un fracaso en la vida matrimonial NO debe ser razón para dejar de buscar a Dios. Siempre hay una segunda oportunidad en la vida.

Introducción: Muchas mujeres han sido repudiadas (rechazadas) por sus esposos por razones no aceptables, algunas simplemente porque no le agrado a su esposo, otros porque encontraron en ellas alguna cosa indecente. Los hombres del pueblo de Israel venia y daban carta de divorcio y despedían a su esposa de su casa. Que triste es ver como en los tiempos antiguos los hombres hacían sufrir a la mujer, humillándola, no dándole valor, simplemente abusaban de ellas, ya que tenían relaciones sexuales con ellas y luego argumentaban cualquier cosa, razón no justificada para entregarles carta de divorcio en sus manos, el dia después de la boda o meses después.

Por eso Jesús cuando vinieron a Él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier cosa? El respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que Él que los hizo en el principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Asi que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues mandó Moisés dar carta de divorcio y repudiarla? y pongamos atención a la respuesta de Jesús ante esta pregunta: Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; más al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera. Esto según Mateo 19:3-9.

Lamentablemente hay muchas mujeres que han pasado por situaciones desagradables y vergonzosas, todo por la dureza del hombre, por sentirse superior, por no dar a la mujer el valor que ella tiene. Por eso esta lección lleva como propósito de que cada una de ustedes sepa que valen la sangre de Cristo Jesús, que Dios las ve como sus hijas, como coherederas de la vida eterna, como siervas, como colaboradoras en la expansión del evangelio eterno. Ha sido tanto el sufrimiento de las mujeres a lo largo de la historia del ser humano, que no nos alcanzaría el papel para escribir cada una de ellas.

Hermanas el Salmo 86:15 nos dice: “Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en miseri- cordia y verdad,” Leyendo Miqueas 7:18, encontramos: “¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad? No retuvo para siempre su enojo, porque se deleita en misericordia.” Me pregunto: ¿Que hubiese sido de Pedro? de Jonás, Marcos, Sansón, David y otros más. Si Dios no hubiese dado una segunda oportunidad.

Asi como Dios es paciente y perdonador, quiere tambien que nosotras sus hijas seamos pacientes y perdonemos a todas aquellas personas que de una u otra forma nos han hecho daño. Que lo vivido ayer, no crea en ti querida hermana una raíz de amargura y te aleje del Dios vivo. Colosenses 3:12-13, nos llama a: “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de manse- dumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” ¿Cuesta cumplir con esto? si hermanas cuesta, no es fácil; pero para sanar por dentro, es necesario perdonar.

Tomemos la segunda oportunidad que Dios nos ha dado, y procuremos dar lo mismo a los demás personas, dejando atrás nuestro pasado. Jesús nos advierte en Mateo 6:15, “mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.Hay muchos hombres que no han valorado a la mujer, pero tenemos un Padre Eterno en los cielos, que nos valora, y nos ve como sus hijas, herederas de su gracia y nos cubre con su misericordia Eterna, a El: la gloria, la honra por la eternidad. Conclusión: Talvez a muchas de ustedes esta clase de temas le son controversiales y se sienten incomodas al hablar de él. Creo que es tiempo de que el hombre sepa valorar a la mujer, como la valora Dios, la ame como así mismo, la honre, la cuide y sobre todo pare de lastimarla. Que Dios nos ayude a poder tomar su gracia y misericordia de la manera correcta? Paz a vosotras.


 

Hermanos aqui les adjuntamos en documento PDF. la escuela que estamos estudiando este tercer trimestre del año 2022. Pueden descargarlo, y compartirlo con los hermanos que lo necesiten.


ES_T3_Femenil_2022_final
.pdf
Descargar PDF • 1.26MB

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Post: Blog2 Post
bottom of page